martes, 13 de septiembre de 2016

5 técnicas de masturbación masculina


Cinco técnicas de masturbación masculina 


Masturbarse no tiene por qué razón ser un ejercicio repetitivo y monótono. Acá ciertas técnicas de autogratificación para lograr sensaciones diferentes.

Técnicas de masturbación masculina


Banana

La masturbación masculina no es únicamente un sucedáneo de una relación íntima con otra (o bien otras) personas, sino más bien un ejercicio de autoconocimiento y gratificación que, no obstante, al considerarse tabú en nuestra cultura, poco se estudia claramente. Sin embargo, existen sitios que se dan a la labor de usar el “kama sutra de la mano”: técnicas que mezclan el ludismo y la fantasía para generar sensaciones únicas. 

La forma en que se describen estos métodos de masturbación masculina puede ser un tanto técnico, más esperamos que sirvan más para inspirar la exploración y la aventura sobre el propio cuerpo que para cursar un examen en anatomía, y que además de esto los términos se van a explicar a sí mismos (sobre todo en la práctica):

Simulación “oral”

Para simular la sensación de unos labios deslizándose por la cabeza del pene es preciso lubrificar la erección y mantenerla con una mano. Pone los dedos índice y medio de tu mano dominante juntos y de forma horizontal, con la palma cara tu semblante. Presiona el bálano contra la abertura entre los dedos, los que habrán de estar relajados, no tensos. Repite esta operación hasta el momento en que una tercera parte del cuerpo del pene haya pasado por la abertura, y después vuelve a la situación inicial. Naturalmente hay que reiterar. Mantén la situación del pene poniendo la palma de tu otra mano sobre el balano y oprimiendo suavemente.

Sábanas de seda

Tiéndete en cama y pone una sábana sobre ti, de preferencia de un material suavísima y no rugoso. Sostén tu pene con una mano y estimula (por fuera de la sábana) la cabeza del mismo con la otra mano. El beneficio de esta técnica es que no precisas lubrificante, y te da una poderosa sensación en el bálano, una de las áreas más sensibles del miembro masculino; en verdad posiblemente no puedas mantener bastante tiempo esta estimulación debido a la sobrecarga de sensaciones que vas a sentir.

El lechero

Forma un “anillo” en la base de tu pene con el pulgar y el dedo medio de una de tus manos (los cuáles habrán de estar lubrificados adecuadamente) y deslízalo durante la superficie del pene hasta llegar al bálano. Cuando el anillo de una mano llegue al final del pene, forma otro anillo con la otra mano y repite la operación. La idea es proseguir estimulando cara arriba y jamás bajar.

Agarre de mono

Esta técnica marcha singularmente para alentar el escroto con una mano mientras que te masturbas con la otra. Si tu mano dominante es la derecha, en vez de mantener tu escroto con la mano izquierda desde el lado izquierdo, pasa la mano izquierda sobre la muñeca derecha y sostén el escroto desde el lado derecho. Semeja complicado, más si lo haces adecuadamente (por lo menos la primera vez) se va a sentir tal y como si alguien más estuviese manteniendo tu escroto.

La “vagina”

Utilizando el agarre de mono, recuéstate sobre uno de tus costados mientras que mantienes firmemente el pene con las dos manos. En vez de desplazar tus manos, en esta técnica es preciso desplazar la pelvis para simular el movimiento de la penetración. La sensación es muy, muy diferente a la de la masturbación “normal”, puesto que el cuerpo entero está implicado en la estimulación. Fácil técnica, más eficaz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada